Aumentan las campañas de educación contra el ciberacoso

Cyberbullying

El departamento de Participación Ciudadana de la Policia detecta un potencial peligro provocado por la avalancha de regalos electrónicos como Smartphones y Tablets.

 

Un aula de niños de cuarto de educación primaria puede parecer una burbuja, donde los pequeños y su profesor conforman un microclima alejado del mundo real, un planeta aislado al que no puede acceder ningún mayor con ideas perversas. Incluso pudo haber sido así hasta hace pocos años. Pero ahora no. Este miniuniverso de mentes infantiles dirigidas por una buena persona está hoy lleno de agujeros en forma de dispositivos electrónicos conectados que penetran en las cabezas aún inmaduras al margen del control parental y docente. Los niños tienen móviles cada vez más pronto.

Los familiares no se comen demasiado el coco a la hora de decidir qué regalar a los pequeños en fechas señaladas como la primera comunión, y optan directamente por el dispositivo electrónico de última generación. No son conscientes, sin embargo, de que el celular tiene muchas cosas positivas, pero también es un arma de doble filo que introduce a chicos y chicas en un submundo de innumerables riesgos. La Policía, de hecho, ha bajado la edad del público al que imparte charlas sobre los peligros de las nuevas tecnologías.

En concreto, explica la delegada de Participación Ciudadana de la Policía en Madrid, Esther Arén, este curso su departamento ya da conferencias a niños incluso de 10 años, cuando hasta el momento la edad mínima era de 12, para explicarles los distintos tipos de ciberacoso, su alcance y el mejor modo de prevenirlos. “A muchos les regalan móviles en su primera comunión y empiezan muy pronto a manejar herramientas de redes sociales”, explica la inspectora jefa de la Policía, que dirige el Plan Director de prevención a nivel provincial y que este año también ha comenzado a dar sesiones formativas a los docentes. Hasta el momento, las charlas se impartían a padres e hijos, pero los delegados policiales han visto que era necesario que los profesores también tuvieran todos los datos.

En concreto, “ya llevamos tres jornadas dirigidas a maestros este curso”, explica Arén, quien considera muy necesario que los docentes tengan todos los datos sobre cómo se produce el ciberacoso entre niños con el fin de prevenir los casos a tiempo. “Al final, es trabajar todos juntos para evitar los delitos antes de que se produzcan”, asegura la inspectora jefa, que cuenta que la prevención también tiene resultados contables. “Están aumentando las denuncias”, asegura Arén, quien matiza que no llegan a mucho desde el punto de vista judicial, porque los menores son inimputables, pero que sí tienen utilidad, porque desde un enfoque puramente pragmático se consigue frustrar el acoso y lanzar un claro mensaje al entorno de intolerancia contra este tipo delictivo.

Además, continúa, tras las charlas policiales muchos niños borran sus perfiles en distintas redes sociales, los padres toman medidas para controlar que sus hijos no se pongan en riesgo y los profesores se ponen alerta con el fin de prevenir cualquier caso de ciberbullying –uso de medios telemáticos para ejercer acoso entre iguales–, grooming –conductas que hace el adulto para abusar sexualmente de niños o traficar con ellos– o sexting –envío de contenidos eróticos a través del móvil– que pueda tener lugar en su hasta el momento inocente aula infantil que parecía estar al margen del mundo.

Las sesiones que imparten los policías de Participación Ciudadana se han multiplicado en los últimos años en todo el territorio nacional. “Desde los colegios cada vez nos piden más charlas, porque hay mucho ciberbullying, y va en aumento”, apunta Arén, para quien el actual director de la Policía, Ignacio Cosidó, ha sido pieza clave en la puesta en marcha de estas conferencias formativas. La Secretaría de Estado de Seguridad, recuerda la inspectora jefa, publicó una estadística hace unos meses que mostraba el desconocimiento que tienen los padres respecto a lo que sus hijos pueden hacer en las redes. Además, continúa, los menores no son conscientes de estar cometiendo delitos en muchas ocasiones, por lo que es muy importante esta educación que imparten desde la Policía.

 

Fuente: www.elconfidencial.com